Los recuerdos, son momentos de nuestra vida, de los cuales, nos acordaremos cuando pasen unos años, gracias a la fotografía. Ratos con los abuelos, los hermanos, e incluso los amigos, son los que nos quedan, y no hay mejor manera de recordar todo eso, que con una foto.

Llenamos nuestros móviles con selfies, fotos de famila, que no vemos nunca, por eso, os propongo algo muy sencillo.

Una mini sesión de fotos, con tu hermano/a, abuelo/a, amigo/a, o con tu pareja, en el estudio, y de esa sesión, elegimos una foto,  que os la lleváis en un díptico, con una bonita definición. Perfecto para tener encima de la mesa, la mesilla, o en la oficina.